Salsa Volumen 1Vídeos

El Caimán – Cano Estremera y Bobby Valentín

Featured Video Play Icon

El Caimán, tonada venezolana versionada en formato salsa, en la voz de Cano Estremera. Composición del maestro Simón Díaz, con arreglo hecho por el maestro Valentín. El corte forma parte del álbum «Bobby Valentín Presenta a el: Cano Estremera», publicado el 07 de octubre de 1982, siendo la canción más pegajosa del álbum.

El relato de Mercedes bañándose en el río y el caimán asechándola, pasó de la melodiosa tonada venezolana del maestro Simón Díaz, a la picardía y el swing caribeño de la orquesta de Bobby Valentín, con la singular voz de “Cano” Estremera. La letra no fue alterada en ninguna de sus tres estrofas, sin embargo, se incluyó un coro (“Y que de ahora en adelante que cuente con un amigo”), que abría espacio para que “El dueño del Soneo” se luciera con fragmentos que resaltan pasajes de la historia.

Letra

Mercedes se está bañando, A la orillita del río,
Mis ojos la están mirando, pero es de un amigo mío.
Yo no quisiera mirarla pero no tengo la culpa
Que parezca una esmeralda, con flores de chupa, chupa,
Que yo le avise a mi amigo, muy difícil me resulta.
Yo no quisiera mirarla pero no tengo la culpa
Que parezca una esmeralda, con flores de chupa, chupa,
Que yo le avise a mi amigo, muy difícil me resulta.

Hay veo un caimán cebao, que mide más de una cuadra.
Con más cachos que un venao, Y más dientes que veinte babas,
Ella inocente de todo, se baña sin percatarse,
Que cuando llegue al recodo, el caimán puede acercarse,
Y yo solo en la barranca, y Mercedes sin fijarse.
Ella inocente de todo, se baña sin percatarse,
Que cuando llegue al recodo, el caimán puede acercarse,
Y yo solo en la barranca, y Mercedes sin fijarse.

Me voy corriendo a la casa, pa’ que mi amigo lo sepa,
Le echaré una cantaleta, y  decirle lo que pasa.
Que hay un inmenso peligro que corre allí su mujer,
Que se lo dice un amigo, que algo tenemos que hacer,
Que vaya pronto a salvarla, Y que de ñapa voy con él.
Que hay un inmenso peligro que corre allí su mujer,
Que se lo dice un amigo, que algo tenemos que hacer,
Que vaya pronto a salvarla, Y que de ñapa voy con él.

Cuando llegamos al río, la mujer no se veía,
El caimán patas arriba, dormía de lo más sabroso.
Le di el pésame en acto, y abrazándolo le digo,
Que eso pasa a cada rato, que son cosas del destino,
Y que de ahora en adelante, que cuente con un amigo
Le di el pésame en acto, y abrazándolo le digo,
Que eso pasa a cada rato, que son cosas del destino,
Y que de ahora en adelante, que cuente con un amigo

Spread the love

Comment here