Letras y Notas

El Latin Jazz


Esta expresión, producto de la brillante fusión del Jazz norteamericano con la música popular cubana, no fue compartida inicialmente por algunos músicos cubanos, como el maestro Mario Bauzá y Frank Grillo «Machito» (ambos ya fallecidos) ni tampoco hoy en día, por el trompetista Arturo Sandoval, entre otros, por considerar que no debería llamarse Latin Jazz ó Jazz Latino, sino «Afrocuban Jazz».

Ahora bien, si tomamos en cuenta los aportes de Chano Pozo (quien introdujo las congas al Jazz) y su valioso trabajo con el virtuoso trompetista Dizzie Guillespie, sumado a lo hecho por los ya mencionados Bauzá y Machito con sus Big Band, pioneros de esos experimentos sonoros, entonces pudiéramos decir que ellos tenían razón en sus afirmaciones, al igual que Sandoval: el Jazz Latino, como producto de un mestizaje sonoro, implica lo africano, lo cubano y lo norteamericano.

Esta variante polirrítmica, como género, ha permitido un mayor acercamiento de aquellos que no gustan del Jazz Clásico, gracias a esa diversidad armónica en las producciones y por la participación de muchos artistas cultores de otros estilos, incluyendo la Salsa, por lo que representa entonces una música unificadora de tendencias, que ha roto un poco con el carácter «elitista» desde sus orígenes.

Para quiénes aún no han descubierto este majestuoso universo sonoro, me tomaré la licencia de recomendar sólo unos temas de maestros del Latin Jazz, por ejemplo, Tito Puente y el tema «Mambo Gallego», Michel Petrucciani y su «Caravan», Dave Grusin y «Mountain Dance», Machito y «Fantasía Cubana», Carl Tjader y «Montuno», Spiro Gira y «The Catching Sun», por solo nombrar algunos entre tantos que nos alejan de lo común y nos demuestran que existe otra dimensión musical más allá de lo comercial, pero que requiere de atención y algo de paciencia para poder llegar a ser cautivados.

Spread the love

Comment here