Letras y Notas

Purismo Musical

Haré una pausa en ese recorrido que inicié por las raíces de la Salsa para referirme a una expresión que he escuchado con frecuencia entre algunos seguidores de la música caribeña, a veces en broma, otras en serio, y es la frase: «Tú no eres puro».

Esto se les dice a aquellos que son salseros, pero escuchan otro tipo de música de la cual, según los puristas, deberían sentir pena o estar avergonzados. Lo antes dicho insinúa que hay salseros puros y salseros impuros, lo cual se aplica para otros géneros como el rock, el pop, el jazz entre muchos otros. Me atrevo a decir que no existe músico, compositor, arreglista o director musical en el mundo que no esté influenciado por otros artistas a los cuales admiren o por otras corrientes musicales muy diferentes a las que representan.

Por lo tanto, esa pureza  a la cual se refieren algunos es casi imposible de cultivar, debido a que la frontera entre unos géneros y otros es muy sutil. Una forma de apreciar y mostrar lo antes dicho  se presenta cuando escuchamos temas afrolatinos como «Sonido Bestial», de Ricardo Ray  y Bobby Cruz, en donde el pianista Ray, en un magistral solo, se pasea por la música clásica de una manera que nos incita a disfrutar sin problemas de ese estilo tenido por culto, sin que se observe contradicción alguna con el origen popular de los ritmos iniciales de la pieza.

Otro tema muy conocido por todos es el popularizado por la orquesta de Willie Colón, en la voz de Héctor Lavoe y cuya composición se debe a Don Tite Curet Alonso, «Piraña». Aquí la introducción es totalmente jazzística y, tal vez, algunos no lo han notado, pero no es otra que la del tema «Caravan», del insigne pianista, compositor y director de Jazz Duke Ellington. Y esto es solo una mínima muestra de las múltiples fusiones que pueden darse en la música, así que salseros puros no hay ni son tampoco necesarios.

Spread the love

Comment here