Letras y Notas

Las Raíces De La Salsa IV


La edición pasada fue dedicada al ritmo llamado Bomba y hoy se lo dedicaré a su pareja rítmica y emblema nacional de Puerto Rico, la Plena.

A pesar de la distancia temporal entre la creación de ambos géneros, éstos comparten ciertos factores históricos como elementos africanos e hispánicos, gran aceptación popular nacional, cultores comunes, el mismo formato orquestal, entre otros, hasta el punto de que a muchas personas les cuesta diferenciar una Bomba de  una Plena.

Es a principios del siglo XX cuando comienza a cultivarse este ritmo con una instrumentación muy sencilla, guitarra o cuatro, güiro, panderetas y armónica de boca. Y su asentamiento fue en la zona costera del sur de la isla, sobre todo en Ponce, Guayama y Salinas. En cuanto a su temática, prevalece lo cotidiano, lo humorístico, la sátira y la crítica.

Estructurada en forma de copla en versos de seis u ocho sílabas y a veces combinando los de diez y ocho, generalmente alternándose los coros con la presencia de un hábil improvisador. Su nombre se le atribuye, según leyenda oral, a un exaltado asistente a una fiesta celebrada en Ponce, quién en pleno júbilo gritó entre los asistentes: «¡Plena!» y de allí en adelante quedó bautizado así este ritmo.

Con el tiempo se fue transformando y evolucionando con la incorporación de otros instrumentos como el piano, las congas, el bongó, el timbal, el bajo, la trompeta y el saxo, donde Rafael Cortijo y su Combo, junto a Ismael Rivera «Maelo», la llevaron a una dimensión universal; también El Gran Combo y Mon Rivera, quién le aportó la marcada presencia de los trombones, lo que ha hecho de La Plena en la actualidad un género muy rico en sonoridad y orgullo de los puertorriqueños y, por último, no puedo dejar de mencionar a quién fuera el primer difusor y embajador de esta música, el señor Manuel Jiménez «El Canario», quién llevó esta música a Nueva York y a otras ciudades de estados Unidos, además de otras regiones del continente.

Spread the love

Comment here