CURUCUTEANDONovedades

Siete curiosidades sobre la música y sus beneficios.


La música forma parte de nuestras vidas, nos acompaña allá donde vayamos, está siempre con nosotros. Es terapéutica, saludable, emocional y motivacional, las curiosidades de la música son extensibles a todos los ámbitos de la vida. Ponerse unos audífonos o tararear una canción lo hacemos casi con la misma frecuencia que parpadeamos. Y por eso, queremos que conozcas un poco más sobre este maravilloso arte que hace que nuestras vidas sean mejores.

1.- El efecto de la música en las pulsaciones

Científicos del Centro Médico de la Universidad de Maryland han demostrado que escuchar música puede beneficiar al sistema cardiovascular tanto como hacer ejercicio o tomar ciertos medicamentos. El corazón adapta sus latidos a la música que estás escuchando, por lo que la música se incluye en la presión arterial. Hay que saber elegir bien el ritmo de lo que se escucha para conseguir acelerar los latido o, por el contrario, ralentizarlos. Científicos de la Universidad de Brunel demostraron en 2008 que escuchar cierto tipo de música, fundamentalmente de los géneros rock y pop, podemos aumentar nuestra resistencia al ejercicio físico intenso hasta un 15%. El estudio fue publicado en la revista Journal of Sport & Exercise Psychology.

2.- Mejora la comunicación verbal.

De acuerdo con una reciente revisión publicada en la revista Nature Reviews Neuroscience por Nina Kraus, de la Universidad Northwester (EE UU), durante el entrenamiento musical para tocar un instrumento se establecen conexiones neuronales que mejoran también otros aspectos de la comunicación humana. De ahí que los niños con formación musical tengan un mejor vocabulario y capacidad de lectura.

3.- La música como aliada para recordar.

Es un hecho, una nota, una melodía, una canción, son capaces de llevarnos al pasado. La razón y la memoria tienen una relación muy estrecha con la música, ya que puede ayudaren procesos de razonamiento, recuerdos y gestión de relaciones. El cerebro asocia momentos a canciones y eso es clave a la hora de recordar. Se han realizado numerosos estudios sobre cómo el cerebro es capaz de recordar a través de las canciones. En la Universidad de California se llevó a cabo uno de estos, dónde 13 alumnos  escucharon 30  fragmentos de canciones populares cuando ellos tenían entre 7 y 19 años y ¡El resultado fue asombroso! De media cada uno reconoció 17 de las 30 canciones escuchadas.

4.- Cada estilo musical define una personalidad.

La Universidad de Cambridge, realizó  un asombroso estudio que confirma que la predilección musical viene dada por la personalidad de cada individuo. Como resultado, se  supo que aquellas personas que son muy empáticas prefieren escuchar un estilo  más suave y relajado. Y quienes se identifiquen con la sistematización, o la capacidad para comprender instintivamente las reglas, escuchan, por normal general, ritmos más contundentes. Por otro lado, la Universidad de Texas distingue cuatro categorías en las que agrupar el estilo musical, relacionándolo con la personalidad de cada individuo.  Los amantes del blues, jazz y soul, se caracterizan por una increíble solidez emocional. Los fanáticos del country y pop, suelen ser personas más extrovertidas. Los del rock y heavy, presentan personalidades rebeldes. Y finalmente, aquellos que escuchan soul, hip-hop y funk suelen ser liberables y algo despistados.

5.- La música da sed.

Otra de las peculiaridades de la música es que si la música está muy alta, el cuerpo reacciona necesitando beber líquido mucho más rápido de lo habitual. Por eso la música alta en los bares incita a beber más alcohol en menos tiempo, según una investigación francesa difundida en 2008 por la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research. Además, cuanto más alto es el volumen de la música más rápido se consume la bebida.

6.- Beneficios de la música en las planta.

Las flores y las plantas crecen más rápido y son capaces de sanar de enfermedades con más facilidad si se les habla, pero también si hay música agradable cerca.

7.- La música, por la izquierda.

La música escuchada se guarda en áreas del cerebro diferentes a las de los recuerdos, por eso las personas con Alzheimer son capaces de recordar melodías de su pasado. Según un estudio realizado en las universidades de California y Arizona (EE UU) y publicado en Science, el oído derecho recoge mejor los sonidos del habla, mientras que el izquierdo, responde mejor a la música. «Incluso al nacer, el oído está estructurado para distinguir entre los diferentes tipos de sonidos y enviarlo al lugar correcto en el cerebro», concluía una de las autoras del estudio, Barbara Cone-Wesson.

 

Spread the love

Comment here